TOCA REMONTAR

Tras superar la primera eliminatoria, el sorteo nos emparejo con otro equipo andaluz, el Lucena cf. El pasado domingo se disputo el primer encuentro en tierras cordobesas, saldado con dos a uno favorable al cuadro dirigido por Falete. Resultado que mantiene la incertidumbre del equipo que seguirá en la lucha por el ascenso a Segunda División A.

Fue un partido igualado en su primer tiempo, con alternancia de ocasiones para ambos equipos. Mientras el Lucena cf. metía el miedo en los lanzamientos de esquina y faltas, nuestro equipo respondía con transiciones rápidas que ponían contra las cuerdas a los defensores lucentinos. El segundo tiempo, en cambio, estuvo más controlado por el Lucena cf., siendo nuestro equipo el que esperaba en su campo buscando sorprender en alguna contra. Cabe señalar el estado del campo, muy seco, que acrecentaba las dificultades de adaptarse a una superficie de juego distinta a la habitual para nuestro equipo.

Este sábado, una vez más, viviremos un partido decisivo en el Toralín. Un encuentro en el que el factor campo debe hacerse notar, tanto por la superficie y el estado de la misma, como por el apoyo que todos los que vamos a presenciarlo tenemos que dar a nuestro equipo. Un apoyo necesario, y que sobre todo en los momentos difíciles, que los habrá, dará el ánimo y la fuerza necesaria para que nuestros jugadores no desfallezcan.

Estamos a un pasito de llegar a la gran final por el ascenso, y aunque sea complicado tengo confianza en que seremos capaces de lograrlo. Será difícil, porque enfrente tenemos un gran rival, con poco nombre pero con las ideas muy claras que es lo que vale, pero la dificultad dará más valor a la victoria. Aupa deportiva!!!

A POR ELLOS OE!!

Otra vez un partido decisivo en un play off. Que suerte tenemos de vivir durante los últimos años de forma consecutiva estos momentos. Una ciudad, una comarca volcada con un equipo de futbol que los representa por la geografía española. Un equipo al que han apoyado y que esta vez también se va a ver arropado. Ese llamado jugador número doce, que en otras ocasiones ha llevado en volandas a nuestro equipo, haciendo posible que en dos ocasiones esta bonita aventura acabara con un final feliz.


El domingo se presenta en Ponferrada el Real Jaén. Todos tenemos en el recuerdo que fue nuestro verdugo en otra ocasión, y tenemos que conseguir que esta vez el resultado no sea el mismo. Será una tarea complicada, pasaremos momentos de incertidumbre y dificultad, pero es esos momentos donde el apoyo de los que estamos fuera del terreno de juego se note. Les demos esa fuerza que por momentos pueda decaer.


Debemos conseguir que se viva una nueva tarde-noche de futbol para el recuerdo. En la que al terminar nos sintamos orgullosos del equipo y de nosotros mismos, por apoyar hasta el final a nuestro equipo. Ese aliento que por momentos te pone la piel de gallina, y que te hace dar un plus si es posible. Una presión sobre los jugadores jienenses, siempre deportiva, que los atenace y les haga ver como imposible el sacar el partido adelante.


No me cabe duda de que vamos a vivir otro día de futbol lleno de emociones. En la que nuestro equipo conseguirá superar al rival mientras todos cantamos el himno de nuestro equipo o el a”Ponferrada me voy”. Y así poder seguir en la lucha por el ascenso.


A por ellos oe!! 

PLAY OFF

Después de que se confirmara un año más clasificación para las eliminatorias por el ascenso a 2ªA, la incertidumbre que había quien iba a ser el primer rival. Y por fin, ya conocemos el nombre del equipo al que nuestra Ponfe se va a enfrentar en su camino por volver a la división de plata, el Real Jaén.

El azar una vez más ha sido caprichoso, emparejándonos con el último equipo que eliminó a la SD Ponferradina en un Play Off. De igual forma, que sucedió en el pasado con el Alicante, la revancha deportiva se presenta muy próxima en el tiempo.

Todos recordamos aquella eliminatoria en la que caímos eliminados. Primer partido jugado en el Toralín, y que terminó con un resultado favorable de 2-1, resultando a la postre clave el gol encajado. La vuelta en Jaén resultó igualada y con ocasiones para ambos bandos, terminando con un resultado de 1-0 favorable al cuadro jienense.

Ahora nos encontramos de nuevo en el camino, con la confianza de que el triste final no se repita y que nuestro equipo consiga superar a la escuadra andaluza. Habrá nervios y momentos difíciles, pero debemos ser templados y confiar en nuestras posibilidades, a la vez de mantener un máximo respeto por nuestro rival, que ha llegado hasta aquí al igual que nosotros, por méritos propios.

Esperemos que esta eliminatoria tenga un feliz final para nuestro equipo, pero de momento solo nos queda disfrutar del momento y apoyarlos hasta el final.

ACTUALIDAD


Las últimas horas en el mundo del futbol vienen marcadas por la consecución del título de liga por parte del Real Madrid. Título merecido por la gran regularidad que ha mantenido, y con una mayor importancia al haberse conseguido superando a un equipo que ha marcado época.


Otra noticia de gran repercusión ha sido el anuncio del Fc Barcelona del abandono de Pep Guardiola del club, así como el nombramiento de Tito Vilanova como el ocupante de esa vacante. Sin duda, la marcha de Guardiola ha tenido una enorme repercusión en todo el mundo, dado que el Fc Barcelona ha marcado una época desde que se hizo cargo del banquillo blaugrana. Tanto por la consecución de numerosos títulos como por el estilo de juego y comportamiento con el que los han alcanzado.


En cuanto a nuestro equipo, tenemos tras el punto conseguido frente al Alavés, la confirmación de que va a jugar el play-off como segundo clasificado, por lo que le tocará en suerte uno de los cuartos clasificados de los otros grupos. Por el momento solo parece claro que el Real Jaén ocupará esta posición en el grupo IV, mientras que en los grupos I y III no será probablemente hasta la última jornada en la que conoceremos a los posibles rivales en cuestión.


De cara a los partidos cruciales que se nos avecinan, debemos afrontarlos con la misma humildad y respeto por todos los rivales, pero con la confianza y seguridad de que ninguno es superior a nuestro equipo. Experiencias pasadas nos lo han demostrado, logrando subir cuando parecía más complicado y no consiguiéndolo cuando más ganadores nos veíamos. Toca hacer las cosas bien, y con ello la tan llamada “suerte” seguro nos acompañará. 

ÉXITO & FRACASO

A veces una delgada línea es lo que separa el alcanzar lo máximo de quedarse en las puertas. Que mejor ejemplo que el que se ha vivido con estas semifinales de la Champions League.


Por un lado nos encontrábamos con los considerados mejores equipos del mundo, Real Madrid y FC Barcelona, y por el otro, con dos buenos equipos que no habían tenido hasta el momento una gran temporada en sus ligas, y salpicados por conflictos internos en sus plantillas. En el caso del Chelsea el choque entre el anterior entrenador Villas Boas y los pesos pesados del vestuario, en el equipo germano, la lucha de egos entre dos de sus mejores jugadores, Robben y Ribery.


Bajo estas premisas, la mayoría de los pronósticos auguraban una final española de Champions, otorgándole un papel de comparsas a sus respectivos rivales. Y digo la mayoría, porque si alguien era consciente la dificultad del logro, esos eran los jugadores y el cuerpo técnico de ambos equipos.


Así lo que era una temporada de éxitos para Real Madrid y FC Barcelona, queda empañada por este “fracaso” en la máxima competición europea. Lo que antes eran elogios ahora se tornaran en reproches, buscando causas y culpables a una derrota, que aunque tiene mucha repercusión, es eso una derrota, algo que forma parte del deporte.


La otra cara es la de sus rivales, que tras una gris temporada en sus países, han alcanzado la final de la competición más importante. Y con ello la valoración del año cambia radicalmente, convirtiéndose en un éxito y olvidando los reveses cosechados hasta ahora.


Un partido, una victoria, una derrota, marcan el éxito o el fracaso. ¿Es justo?. 

¿HABRÁ CAMBIOS?

La repercusión en el fútbol de la crisis económica que padecemos desde hace unos años es notoria. Entre los equipos le la LFP hay muchos que se han acogido a la ley concursal y no es descartable que alguno más lo haga. De igual forma, en segunda división b los problemas de pago que venían existiendo, lejos de arreglarse se han agravado, llegando incluso a verse excluidos de la competición tres equipos, ante la imposibilidad de hacer frente a los gastos inmediatos que genera la competición.

Parece que los encargados de velar porque haya garantías de cobro buscan la fórmula para que no persistan los impagos en el futuro, pero el problema está en aplicar con disciplina las medidas que se adopten. De nada sirven intenciones y leyes si en el momento de su aplicación se hace manga ancha, saliendo beneficiados los que gestionan mal, en vez de premiar a los que gastan lo que generan. Esperemos que esto cambie, y que los que no cumplan con lo pactado con los futbolistas tengan una penalización, y no una amenaza de “posible descenso”.


En la actualidad hay bastantes equipos que no pagan y que difícilmente podrán hacer frente a final de temporada a las deudas que contraigan, o que arrastran de tiempos pasados. Significará esto que descenderán o desaparecerán aquellos equipos, que no tengan unas ciertas garantías de solventar la situación, o simplemente se seguirá prolongando el problema por enésima vez. Se pedirán avales a los equipos con deudas o al final se quedara todo en otra mera intención.


Queda poco para que llegue el final de la temporada, y con ello el periodo en el que se presentan las denuncias por impagos. Entonces será tiempo de tomar decisiones. ¿Se mantendrá el formato actual de 2a B o tendrán que realizar una reestructuración? ¿Menos grupos, menos equipos? Esperemos que las decisiones que se tomen sean acertadas. 

LAS AFICIONES

Cuando uno va a ver un partido de fútbol siempre espera pasar un buen rato, disfrutar de un encuentro entretenido, y sobre todo, que el resultado sea favorable al equipo del que se es hincha. Pero este espectáculo es aún mayor cuando se vive en un campo en el que el ambiente es de alegría, de fiesta… es decir, en el que el entusiasmo del público contagie al equipo y se convierta como muchas veces se dice en el “jugador número 12”.


Pero la realidad, es que esto se suele dar en situaciones puntuales, como cuando un equipo está en un buen momento de juego y resultados o cuando se acerca el final de la competición y se está cerca de conseguir un objetivo importante. También ocurre en equipos en los que a los aficionados fieles se les unen hinchas ocasionales animados por el éxito ocasional del equipo de su ciudad, pero que son eso, “hinchas para las bien dadas”.


En situaciones mal dadas, es cuando se presenta la controversia entre “es que la gente no apoya” y “es que son ellos los que tienen que hacer algo para estimularnos”. Quizás todos tengan su parte de razón.


Muchas son las que se jactan de ser ejemplares, y de apoyar los colores hasta el final. Pero la realidad es que ante una situación negativa no esperada o ante miras utópicas poco alcanzables se vuelven crïticas e insatisfechas por norma. Por el contrario hay ejemplos a destacar, como la de un equipo histórico como el Athletic Club, que en diferentes situaciones ha apoyado incondicionalmente a su equipo más allá de la situación o del juego, eso sí mostrando sus quejas en el momento oportuno, al final del partido. Por eso dicen que es la más entendida, y con razón en mí opinión.


En nuestro equipo, hemos vivido situaciones emocionantes. Momentos de disfrute y otros más tristes en los que hemos contado con el apoyo incondicional de la grada. Viajes en los que una marabunta acompañaba al equipo de sus amores. Sin embargo, más allá de la situación social actual, que no es para estar muy alegre, parece que nos hemos enfriado y vuelto inconformistas, flagelándonos ante el más mínimo traspié y no disfrutando las alegrías, al darse estas como obligatorias. Los objetivos se marcan para alcanzarlos, pero conllevan esfuerzo y superar rivales que en muchos casos buscan lo mismo que tú.


La humildad es un valor que nunca se debe perder, ni dentro ni fuera del campo. Estoy seguro de que nos esperan momentos muy cercanos de sufrimiento y felicidad con nuestro equipo. Disfrutemos de ellos. 

LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

El mundo del fútbol es una fuente de noticias, es decir un gran negocio. Gracias a ello, los recursos económicos que generan los equipos de fútbol han crecido exponencialmente con el paso de los años, aunque parece que se ha llegado a un punto de inflexión. En el lado contrario, los informadores, encuentran en el fútbol, el deporte rey en nuestras fronteras, una fuente de noticias que les reporta grandes beneficios.


La normalidad, la falta de noticias, es algo que no vende y por ello si no hay noticias hay que generarlas. El público está ávido de información, y ante la ausencia de novedades hay que rebuscar o incluso inventar ficticias polémicas que den que hablar: posibles disputas internas en equipos, futuros fichajes…


El poder que tienen los medios es muy alto, y mayor cuanto mayor sea el mercado al que va dirigido. Tal es su fuerza que generan corrientes de opinión, las cuales pueden terminar por ejemplo con la destitución de un técnico, las críticas desmedidas hacia un jugador…Cada aficionado tiene su opinión, pero esta puede estar condicionada por historias o pareceres vertidos por los transmisores de la información. Entre los cuales, como en cualquier profesión, los hay con una mayor o menor integridad.


Pero en el otro lado: futbolistas, entrenadores o presidentes, también hay quienes conociendo su importancia se valen de ellos. Algunos, más allá de una relación de convivencia y respeto necesaria, mantienen relaciones interesadas con los periodistas, con el fin de que los juicios y valoraciones sobre sus actuaciones sean lo más benévolas posibles, en búsqueda de “salvar su culo”.


Es una relación necesaria, de interés mutuo, pero que no siempre satisface a los protagonistas. Unos necesitan continuamente nuevas noticias y no siempre las hay, mientras que otros pueden sentirse en ocasiones valorados injustamente. 

RECTA FINAL

Quedan menos de dos meses de liga y parece que las cosas se van aclarando en las posiciones de playoff, que es lo que concierne a nuestro equipo. La primera posición parece muy complicado alcanzarla, debido a la diferencia de puntos y a la fortaleza que el Mirandés tiene, pero debemos seguir al acecho ante un posible descalabro del equipo burgalés.


Al margen de la esperanza de darle caza, el quedar lo más arriba posible en la clasificación debe actuar de acicate que motive al equipo a estar metidos hasta el final. El llegar en una buena dinámica de resultados,y un óptimo momento de juego servirían para reforzar la confianza de cara a la disputa de la fase decisiva. La lucha por la segunda plaza está muy cerrada con el Eibar y hasta el último momento parece que no va a estar definida.


Por detrás la lucha parece estar entre el Amorebieta y Alavés. Uno representa la sorpresa y el buen hacer de un equipo humilde, mientras que el equipo vitoriano no está respondiendo a las expectativas creadas, llevando un camino irregular en el transcurso de la competición.


Quizás todavía haya tiempo para que algún equipo se sume a esta lucha, aunque debería tener un final de liga muy fuerte, justo cuando todos los partidos son más competidos ante la cercanía del final y la lucha por conseguir los objetivos.


El objetivo claro es quedar lo más arriba posible, competir hasta el final, sin olvidar en llegar con la mayor parte de jugadores en las mejores condiciones posibles al momento crucial, el playoff. 

ESTADOS DE ÁNIMO

A lo largo de una temporada, el rendimiento de un equipo tiene altibajos. Más allá de conceptos tácticos o de estados de forma, encontramos factores psicológicos que tienen una repercusión muy importante en las actuaciones de los equipos.

En cuanto se encadenan una serie de resultados adversos, la búsqueda de porqués es una constante. Diferentes explicaciones en torno a fallos tácticos o técnicos, o carencias físicas se suceden, todo encaminado a hallar la solución.

Otros hacen comentarios como “es un equipo triste”, “parece que no quieren”…y no van desencaminados. Son sensaciones que percibe cualquier mero espectador, y que derivan de un bajo estado de ánimo, desconfianza, inseguridad en la que en diferentes momentos se sumerge un jugador o un equipo ante la falta de premio al esfuerzo. Todo parece en contra y se empieza a dudar de todo, incluso de uno mismo. Y estas dudas son las que hacen que los malos resultados continúen.

No es el primer caso de equipos, que con las mismas plantillas y mismo cuerpo técnico, pasan de luchar por puestos de privilegio a estar peleando por cotas mucho más bajas.

Los jugadores de futbol, como cualquier persona sufren cambios en su estado de ánimo, y estos afectan al rendimiento como en cualquier otra actividad. Cualquier acontecimiento o resultado hace que estos puedan variar, dando un giro al rendimiento. El caso es que el ir a mejor, supone una liberación, un renacer que da fuerzas y que hace pensar que se puede con todo. Al contrario, tras un periodo bueno, el cosechar una serie de malos resultados hace decaer anímicamente a los jugadores. Corriendo el riesgo de entrar en una peligrosa dinámica negativa de la cual es mucho más problemático salir.

Un jugador y un equipo cuando más apoyo necesita, es cuando peor está. Cuando se siente débil, perdido, con dudas. Ahí es cuando hay que apoyarlos, y darles el cariño y la comprensión necesaria para ayudarle a revertir la situación.